• Contra el Cáncer Cambia

Síndrome anorexia caquexia en pacientes con cáncer


Hablamos de nuevo con la Dra Paula Jimenez Fonseca, oncóloga médica del servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Central de Asturias en Oviedo para resolver algunas dudas sobre la desnutrición en pacientes con cáncer y el síndrome anorexia caquexia.



¿Qué es el síndrome anorexia caquexia?

La desnutrición en el paciente con cáncer se relaciona con el síndrome anorexia caquexia un complejo síndrome metabólico caracterizado por un metabolismo aumentado de forma persistente que causa pérdida de peso y de masa muscular, con o sin pérdida de grasa, acompañado comúnmente de pérdida de apetito (anorexia) y de pérdida de proteínas de los tejidos.


Este síndrome no puede ser completamente revertido con una ingesta calórica-proteica adecuada y conduce a un grave deterioro funcional con peor tolerancia de los tratamientos, deterioro de la calidad de vida y peor pronóstico.


¿Es frecuente el síndrome anorexia caquexia en pacientes con cáncer?

La proporción de pacientes que presentan pérdida de peso al diagnóstico es del 15-40% pero varía dependiendo del tipo y el estadio del cáncer, siendo muy alta la incidencia en estadios avanzados.


Por tipo de tumor, afecta a un 86% de pacientes con cáncer de páncreas; 48-61% en linfomas de mal pronóstico, cáncer de esófago, estómago, cabeza y cuello y colorrectal; 46% en cáncer de pulmón, ovario, vejiga, vía urinaria y riñón; 30-40% en linfomas de buen pronóstico y su frecuencia es inferior al 40% en cáncer de mama, próstata, útero, tumores cerebrales y sarcomas.


¿Cuáles son las causas del síndrome anorexia caquexia?

Las causas incluyen factores derivados del cáncer (sustancias liberadas por este), de su tratamiento y del paciente. También influyen el equipo sanitario (falta de valoración nutricional, retardo en el diagnóstico y en iniciar tratamiento) y las autoridades sanitarias.


Algunos tumores afectan al tubo digestivo y algunos tratamientos causan síntomas digestivos como las náuseas y la diarrea que dificultan la ingesta.


El adelgazamiento (caquexia) o consunción tiene un impacto directo en la autoimagen, la autoestima, el estado de ánimo y en el afrontamiento y la evolución del cáncer, en las relaciones sociales, la vida de pareja y la sexualidad.


¿Cómo se diagnostica el síndrome anorexia caquexia?

Para poder diagnosticarlo es fundamental conocer qué pacientes tienen mayor riesgo de desarrollarlo, qué factores influyen en su aparición y qué herramientas permiten un diagnóstico precoz y sencillo. Lo fundamental es que el médico lo sospeche.


Se debe realizar una evaluación nutricional a todo paciente con cáncer en el momento del diagnóstico y durante el tratamiento, seguido de una intervención precoz en pacientes desnutridos y un seguimiento estrecho a aquellos en riesgo.


La valoración y seguimiento nutricional debe abarcar la medición del peso, albúmina y la detección y tratamiento de síntomas asociados con el cáncer y el tratamiento (náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, cambios en el sabor, heridas en la boca).


Si el paciente ingiere <75% de sus requerimientos o si presenta una pérdida >5% de peso en 3 meses o >10% en 6 meses será necesaria una intervención.


¿Cómo se trata el síndrome anorexia y caquexia?

El objetivo fundamental del tratamiento nutricional es mejorar la calidad de vida y la tolerancia al tratamiento antitumoral.


La intervención nutricional debe comenzar tan pronto como sea posible y tiene que formar parte del manejo integral del paciente con cáncer. La dieta deberá ser balanceada, con cantidades adecuadas, personalizada, adaptada al tipo de tumor, estadio, tratamiento y al paciente, situación de su tracto digestivo y en torno sociofamiliar.


En aquellos pacientes en los que la ingesta ha sido muy escasa durante periodos prolongados de tiempo se recomienda aumentar la ingesta total de forma lenta y progresiva para evitar el síndrome de realimentación. Los supervivientes del cáncer deben consumir alimentos saludables, mantener un peso adecuado y seguir una dieta mediterránea para luchar contra la recaída.


El aporte nutricional debe ir acompañado de una actividad física moderada y continua, en torno a 30 minutos al día, que ha demostrado su máximo beneficio en mujeres con cáncer de mama. Los ejercicios de resistencia, el entrenamiento aeróbico y las actividades cotidianas tales como el aseo diario, las tareas del hogar o caminar se consideran estrategias efectivas para mejorar la fuerza y masa muscular y el estado físico general.


Cuando domina la caquexia (pérdida de peso) puede ser necesario administrar suplementos nutricionales como apoyo a la dieta y cuando domina la anorexia (pérdida de apetito) suele ser necesario administrar fármacos que ayuden a recuperar el hambre.


En todos los pacientes son necesarios unos consejos nutricionales.

FIGURA. Riesgo de desarrollar un síndrome anorexia caquexia (SAC) según el tipo de cáncer.

Paula Jimenez Fonseca

Oncóloga médica del servicio de Oncología Médica

Hospital Universitario Central de Asturias




¿Tienes dudas que te gustaría preguntar a la doctora Jimenez Fonseca?


Escríbenos a hola@contraelcancercambiaelguion.org con tus dudas,poniendo en el Asunto: Preguntas a la Dra

y publicaremos un artículo sobre el tema que te interesa dando respuesta a tus preguntas.

0 vistas
Suscríbete a nuestra Newsletter

C/ Vallehermoso, 30- Bajo Derecha, 28015 Madrid (España)

© 2020 Contra el Cáncer Cambia el Guion