• Contra el Cáncer Cambia

Cuídate para cuidar

Siempre hablamos de los pacientes como foco principal de cualquier intervención, ya sea médica, psicológica, de apoyo y atención. Sin embargo dejamos a un lado a la persona que cuida al enfermo, olvidando que su papel es FUNDAMENTAL.

El cuidador no solo da soporte al enfermo, sino que también sirve de soporte en muchos casos de toda la familia. Y no solo a nivel de apoyo, también a nivel económico, psicológico... No hay duda de que su papel es fundamental, pero ¿Cómo se siente un cuidador? ¿qué piensa?

El cuidador cuida, soporta, busca recursos, anima y tira de la cuerda para que todo avance en la mejor dirección posible para el paciente y quienes le rodean.

En la mayoría de los casos el pensamiento de un cuidador se centra en “sacar las cosas adelante”, sin pensar mucho más del día a día. Sus funciones son tantas y a tantos niveles que no hay tiempo para pensar más allá. Pero, ¿Cómo se siente? Los sentimientos son necesarios, pero cuando esos sentimientos son negativos (culpa, ira, frustración, tristeza, miedo, tristeza, estrés) y comienzan a ocupar parte de nuestro día a día, debemos trabajar en ellos para evitar que deriven en deterioro físico o mental.


¿Qué puede hacer un cuidador para evitar ese deterioro físico y mental y sentirse mejor consigo mism@?

Si eres cuidador/a, te damos algunos consejos que consideramos necesarios para que te sientas bien.


Mantén la relación con amigos y familia. Evita aislarte de los demás y dedicarte en exclusiva al cuidado. Es necesario que hablemos con personas a las que queremos y tengamos otros temas de conversación que no sea nuestro día a día como cuidador/a.


En la medida de lo posible, dedícate un tiempo a ti. Al menos, una vez a la semana saca un rato para cuidarte, hacer algo que te guste y que sea solo y exclusivamente para ti: ir al cine o al teatro, leer un libro, ir a la peluquería, quedar con amigos, comer fuera, …. Es necesario que te dediques tiempo para hacer lo que te gusta, sin tener que estar pendiente de nada más que de ti mism@. Evadirte de tu día a día aunque sea una hora es fundamental para tu bienestar.

Si no dispones de apoyos a tu alrededor para disponer de ese tiempo, siempre puedes acogerte al programa de “Cuidador/a Cuidad@” que ofrecemos desde Contra el Cáncer Cambia el Guion. https://www.contraelcancercambiaelguion.org/cuidador-cuidado


Haz ejercicio. Ejercitar va a hacer que te sientas mejor físicamente y que liberes la tensión que puedas tener acumulada. Si no sabes por dónde empezar, en youtube hay muchos canales de profesionales que ofrecen sus sesiones de forma gratuita, y para todos los niveles.

Aquí te dejamos algunos ejemplos:

- https://www.youtube.com/channel/UCFoe1jpBJZB9sPUDoLMykGA

- https://www.youtube.com/channel/UC4LJD5xttvVx66h0iKxTDbQ

- https://www.youtube.com/playlist?list=PLxnLVl3jgijgabyOoboBuEhWE07nJpURH


No intentes llegar a todo. En ocasiones nos marcamos unas metas muy altas y nos sobrecargamos con ellas. No intentes llegar a todo. Delega y pide ayuda si lo necesitas, ya sea a un familiar, amigos, a servicios sociales o a alguna asociación de apoyo. No hay nada de malo en reconocer que no podemos con todo y pedir ayuda cuando la necesitemos.

Habla de tus sentimientos: En muchas ocasiones dejamos de hablar de nuestros sentimientos y vamos acumulándolos hasta que llega un día que explotamos. No permitas llegar a ese punto. Puedes hablar con amigos sobre cómo te sientes o acudir a un profesional para buscar herramientas y técnicas que te permitan entender y enfrentarte a esos sentimientos y emociones negativas. En ocasiones, el profesional es el único que nos pueda ayudar. No dudes en contactar a un psicólogo o terapeuta si consideras que estás a punto de estallar. Es preferible llegar a tiempo que entrar en un círculo vicioso de sentimientos y emociones negativas.

Terapias gratuitas individuales, online o presenciales, para pacientes de cáncer, familiares y/o cuidadores: https://www.contraelcancercambiaelguion.org/terapia-gestalt


Cuida tu alimentación: No nos olvidemos de comer bien. Cuidar de otra persona puede suponer estar pendiente de él/ella la mayor parte del tiempo y en ocasiones nos olvidamos de comer en tiempo y forma. Evitar comer comida basura y a deshora. La alimentación es una parte muy importante de nuestra salud y bienestar personal.

Duerme y descansa lo que necesites: A veces nos centramos tanto en el enfermo que nos olvidamos hasta de dormir las horas suficientes. Si no duermes bien durante algún tiempo notarás cansancio, falta de concentración, irritabilidad, cambios de humor, menos efectividad en aquello que hagas y, a la larga, puede desencadenar en problemas graves en la salud física y mental.




No dejes pasar las señales que indican que no te encuentras bien. Atiende tus propias necesidades, conoce tus límites y no asumas más de lo que puedes hacer, reserva tiempo para ti y busca ayuda cuando la necesites. En caso de requerir ayuda profesional, puedes contactar con nosotros en 91 051 59 65.



Contra el Cáncer Cambia el Guion.
12 vistas
Suscríbete a nuestra Newsletter

C/ Repullés y Vargas, 3 local 28011 Madrid (España)

© 2020 Contra el Cáncer Cambia el Guion