• Contra el Cáncer Cambia

Relato de un terapeuta en el acompañamiento a un familiar con cáncer

Era un 26 de abril, mediodía luminoso, el aire era limpio y puro, el campo lleno de margaritas salvajes, amarillas, muy amarillas, podía respirar y sentir profundamente mientras corría por el Pardo. Pensé lo impresionante que era poder estar tan presente en ese momento y la fuerza que me daba esta emoción para afrontar mi vida. Una carrera muy especial.

Al día siguiente, también al mediodía, acompañé a mi madre a hacerse una ecografía. Se subió a la cama, se tumbó y la ecógrafa empezó a explorarla mientras yo estaba en una habitación contigua desde donde podía ver y oír. La ecógrafa indicó a mi madre que no se moviera y sin saber por qué algo se movió dentro de mí. Miré a la ecógrafa y ella hizo lo mismo. Entonces algo dentro de mí se estremeció y se rompió. Días y análisis más tarde aparecieron las terribles palabras: Cáncer y Escáner.


El dolor, la angustia y la necesidad de creer que habíamos llegado a tiempo iba apoderándose de todos.

El escáner hizo aparecer otra terrorífica palabra: metástasis. Palabra que trajo al presente la consciencia de la muerte de mi madre, y por extensión la de mi padre, que también estaba bastante perjudicado de salud.


Desde entonces aprendí a acompañar a mi madre en su angustia sin intentar cambiar lo que sentía, lo cual me supuso aceptar y sentir esa angustia como mía. Desde entonces aprendí a perder día a día a mi madre y sostener el dolor tan extraordinario de mi corazón, y a acompañarle en la consciencia de su propia muerte. Desde entonces, aprendí que solo tenemos el momento presente, eso que la Gestalt me había enseñado, el darse cuenta del aquí y el ahora. Una cosa es aprender y, otra muy distinta, vivirlo personalmente, con lo que ello implica: algo de mi ser se estaba perdiendo, desprendiendo.


Durante este tiempo es posible que haya sido capaz de enseñar, con distintas técnicas, a mi madre y a mi padre la forma de gestionar su angustia, su miedo, sus creencias acerca de cómo afrontar esta situación. Y, sin ninguna duda, lo más importante es haber podido estar presente en sus procesos, acompañándoles, sosteniendo la perdida, la angustia, el dolor, las risas, los buenos momentos y los ratos de tristeza, respetando sus emociones, sus procesos, y también sus tiempos.

Estoy convencido de que este estar presente ha sido, y es, el mayor consuelo para todos.

Aprendí en primera persona lo que había leído poco antes en un libro del Dr. Perry, psiquiatra americano: un entorno amoroso es la mejor terapia que cualquiera de nosotros podemos recibir.






Manuel jiménez Díaz

Terapeuta Gestalt

Experto en gestión y resolución de conflictos

y acompañamiento a familiares con cáncer







hola@contraelcancercambiaelguion.org

xperto en gestión y resolución de conflictos personales y experiencia en  acompañamiento de familiares con cáncer.

xperto en gestión y resolución de conflictos personales y experiencia en  acompañamiento de familiares con cáncer.

xperto en gestión y resolución de conflictos personales y experiencia en  acompañamiento de familiares con cáncer.


Suscríbete a nuestra Newsletter

C/ Vallehermoso, 30- Bajo Derecha, 28015 Madrid (España)

© 2020 Contra el Cáncer Cambia el Guion